¿Y tú, qué esperas? !Skapate!

  
  
  

Las Chicas de Molotov - La Primera Edición Musical

 

Galería de Fotos

 

 

 

¿Cuál es uno de sus principales recuerdos de hojear una revista Playboy?
Tito: Le robé una a mi tío. Se me quedó grabada su estética sesentera, estaba chingonsísima.
Miky: Debe haber sido la Playboy de un amigo, Édgar, que a su vez se la voló a uno de sus primos. Lo hice por morbo, obvio, pero tampoco tanto, porque antes que una Playboy vi muchas películas porno. Sin embargo, salir en la Playboy tiene cierto caché, un poder que no tienen las porno.

Este año, se cumplen 20 años de la banda y pronto lo serán del disco ¿Dónde jugarán las niñas?, aquella portada tenía mucho en común con Playboy.
Tito: El de la portada es Paco, sólo que no se le ven los pelos (risas). Lo que quisimos fue preguntar a los papás: “¿sabe dónde está su hija en este momento, señor, que son las tres de la tarde y ya salió de la escuela?, ¿con quién?”.

Y hoy que algunos de ustedes ya son padres, ¿les sigue dando tanta risa esa idea?
Tito: No te creas, desde que haces esas chingaderas, ya estás pensando: el día que yo tenga hijos o nietos ¿cómo les voy a explicar lo que hago? Pero mi aspiración es que mis hijos vean de todo y sepan de todo. Educarlos como seres humanos.
Miky: En mi familia me tocó ver películas como Hot Dog o Porky’s desde pequeño, así que nunca tuve problemas en ese aspecto. Mi hermano (Paco Huidobro) fue muy desmadroso también. A mi mamá le daba el patatús cada vez que se quedaba a dormir alguna de sus novias, pero se tuvo que acostumbrar. ¡Éramos tres hombres!

 

 

 

 

“Peña Nieto es como Judas, pero además priísta, porque es capaz de traicionar a quien se le ponga enfrente.”

 

 

Carla, Abby, Isa y Gisella

 

A propósito de tu hermano, Fobia fue popular mucho antes que Molotov. ¿En algún punto te atemorizó que tu grupo no pegara.
Miky: Mi hermano la hizo muy joven, tenía 17 años. Él abrió una brecha, sin duda, pero yo no quise tener a un güey galán cantando como en su banda. Yo prefería decir cosas mucho más desmadrosas.
Tito: Este cabrón le hacía canciones a los maestros para pasar
Miky: Sí, Psicología la pasé con un rap. Nunca fui el típico músico introvertido. Al contrario, andaba como pinche loco
buscando el chance de tocar.

En efecto, Molotov se ha caracterizado por decir cosas más fuertes que la mayoría de las bandas. ¿Qué te deja
que la letra de “Gimme the power” se cante a capela hoy en día, en las marchas?
Miky: ¡Regalías!
Paco: No, cabrón, ni eso (risas). Cuando Huidobro echó a andar esa idea, todos teníamos otra edad y otro pedo en la cabeza. Es un orgullo tener un tema así de importante para la gente, pero es una desgracia la actualidad que tiene. Pero no es la única, está muy cabrón que algunas canciones del Tri de hace 30 ó 40 años sigan igual de vigentes.
Tito: El país es una mierda. Pero ni siquiera se puede culpar a Peña Nieto por sus burradas, porque no sólo es culpa de él, sino de todo un sistema que está detrás.

Cuando Molotov se formó, México era gobernado por el pri. 20 años después ya pasaron dos sexenios panistas y otra vez regresó el mismo partido. En ese sentido, las canciones de Molotov vuelven a escucharse actuales.
Tito: Y se nota que están de regreso, porque ahí están los mismos helicópteros, los guaruras y las movidas de siempre. Se va a escuchar muy ochentero, pero el país está peor que nunca.
Miky: Para mí Peña Nieto es como Judas, pero además priísta, porque es capaz de traicionar a quien se le ponga enfrente. La gente depositó su confianza en alguien que prometió cambiar las cosas y la traicionó. Lo bueno es que está sacando algo bueno, se le puede ver así, porque nunca había visto a la gente tan unida. Podemos no ser el país que lea más libros, pero sí somos inteligentes.

 

 

En el nuevo disco, específicamente en “La necesidad”, hay una frase que me gustó mucho: “antes un huevo costaba un peso, ahora ganarse un peso cuesta un huevo”. ¿Por qué ahora que la banda se puede dar el lujo de girar por Europa sigue conectada con una mexicanidad tan cotidiana?
Miky: Esa frase es de Randy, el gringo es el más chilango de todos. Lo que pasa es que a estas alturas, Molotov ya tiene una forma particular de decir las cosas, la chichi es la chichi y la nalga es la nalga. Nosotros representamos lo que
muchos piensan.
Randy: Hablamos de muchos temas, tenemos rolas políticas, sociales, de desmadre o de sexo. Todas son inspiradas en cosas personales con mucho humor. Lo que nos sale cuando estamos con la guitarra en la sala. Ya después se vuelve masivo.

 

Isa Correa



¿Qué les sale cuando han querido escribir de amor?
Randy: Popó (risas). “Guácala qué rico” es una canción de amor.
Tito: También “Quien se enoja pierde”.

 

Abby Parece



También me gustó mucho otro fragmento de “La necesidad”: “Dios nos aprieta pero él no existe”. ¿Son ateos?
Miky: Sí, gracias a Dios.

Tal parece que con Molotov no se puede hablar en serio, pero escuchar sus canciones es abordar temas muy serios…
Randy: Es que, según nosotros, estamos madurando… Le tenemos el mismo respeto al nuevo fan que llega en hombros de su papá, que al padre que es fan desde el 98, pero si nos detenemos a analizar lo que dicen las canciones, se acaba la magia.
Tito: Igual los más chavos nos ven muy rucos, pero les late comprobar que somos como las canciones. Unos güeyes de 40 que tienen una mentalidad de 17.

 

Carla Ponte



Aunque supongo que existen situaciones que te devuelven a la realidad. ¿No da miedo vivir en un país donde 43 seres humanos sean desaparecidos sin dejar rastro?
Tito: Claro, no estamos dentro de una burbuja, se siente bien culero.
Miky: La neta es un privilegio poder vivir de lo que haces, viajar por otros lugares del mundo, pero que siempre haya alguien que te pregunte: ¿está el pedo como dicen en las noticias? O de plano tener amigos que huyen del país porque dicen “esto una mierda”, y saber que tienen razón.
Paco: Cuando ves que lo que pasa en México se convierte en nota de la prensa mundial, queda claro que estamos gobernados de la verga.

 

 

Pronto estarán en el Vive Latino. Una vez salieron a tocar de traje. ¿Han imaginado cómo sería su vida si tuvieran que vestir esa ropa para ir a trabajar en una oficina?
Tito: A mí sí me gustan los trajes, como los que llevaba Joy Division. El otro día platicaba con un amigo sobre eso, al traje se le ha satanizado. Pero sí, trabajar en una oficina ¡qué puta pesadilla sería! Tener que ir a huevo de las ocho a las cinco, no mames. Me recuerda a la pinche prepa.

A propósito, ¿Aún siguen en contacto con sus cuates de la prepa?
Miky: A algunos los vemos muy seguido, hacen sus comidas en nuestro restaurante (Tranquiloco). Casi todos están pelones y barrigones. Más que nosotros.
Randy: Se ven más puteados. No cabe duda de que la verga no acaricia.

 

Guisella Britos



En ese sentido, ¿qué se siente envejecer con tus mejores amigos y hasta aparecer con ellos en la portada de Playboy?
Tito: Poca madre. Cualquiera que se sale del huacal, a pura carilla lo metemos en cintura.
Paco: Nos vemos más que a nuestras familias, más nos vale.
Randy: Creo que somos la única banda mexicana que ha durado tanto tiempo, pero que se sigue llevando de brothers. Los Tacvbos llevan un rato, el Tri también… Pero a nosotros nunca nos pesa ni el convivio ni el combebio.

Y el hígado, ¿aguantará?
Miky: Todavía no nos ha cobrado factura, pero seguro pronto lo hará.
Randy: Yo creo que morirán primero las cucarachas que el hígado.
Miky Sí, cabrón, eso dice todo mundo hasta que le pasa. El secreto está en no revolver

 

Visto 8604 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.